Remedios naturales para el asma

Cebolla para el asma

El asma es una patología que se caracteriza principalmente por problemas respiratorios. El paciente asmático presenta problemas para respirar adecuadamente, experimenta sensación de ahogo y silbido al inhalar. Las causas del asma pueden ser variadas, desde una simple alergia hasta problemas más graves. Si usted o alguno de sus familiares sufre esta enfermedad, aquí le presentamos algunos remedios naturales para el asma que le pueden ser muy útiles.

La solución puede estar en su cocina

El tratamiento contra el asma suele estar basado en potentes fármacos como los corticoides; sin embargo, es conocido que estos medicamentos pueden traer repercusiones contra la salud cuando son ingeridos de manera prolongada. Por esta razón, muchas personas prefieren la aplicación de remedios naturales para el asma, entre los cuales se encuentra el jengibre.

El jengibre es reconocido mundialmente por sus potentes beneficios contra diferentes patologías. En el caso del asma, éste posee un efecto broncodilatador, lo que ayuda a aliviar los problemas respiratorios del paciente asmático de forma casi inmediata. Esto sucede gracias a que el jengibre posee una enzima que ayuda a relajar los músculos de las vías respiratorias, que al estar contraídos, dificultan la inhalación y expulsión del aire.

Por otra parte, otro de los conocidos remedios naturales para el asma es la cebolla. Las propiedades antiasmáticas de la cebolla se deben a que contiene componentes denominados flavonoides, los cuales tienen un efecto relajador sobre los bronquios, lo que ayuda considerablemente a disminuir la congestión de las vías respiratorias, y en consecuencia, mejorar la respiración del paciente.

Otra opción natural para tratar los ataques de asma es el ajo, esto se debe a que posee potentes propiedades antibacteriales y antiinflamatorias que ayudan a desinflamar las vías respiratorias, lo que se traduce en una mejoría rápida de los síntomas del asma. Asimismo, se recomienda tomar jugo de limón con agua, para eliminar las bacterias alojadas en los bronquios y disminuir los síntomas del asma.

Remedios caseros para la conjuntivitis

Miel curativa

La conjuntivitis es una inflamación en el área de los ojos que suele estar asociada a una infección, la cual puede tener distintos orígenes como virus o bacterias. Esta inflamación puede también ser desencadenada por procesos alérgicos o productos químicos que al entrar en contacto con el ojo le irritan y enrojecen. Los remedios caseros para la conjuntivitis buscan aliviar los síntomas como la sensación arenosa, rojez, picazón, lagrimeo y dolor en los ojos.

Soluciones que ofrece la naturaleza

El más popular entre los remedios caseros para la conjuntivitis es la infusión de manzanilla. Esta planta contiene potentes propiedades antisépticas y antiinflamatorias que ayudan a aliviar rápidamente los síntomas de la conjuntivitis. Para aplicarla, deberá preparar la infusión y dejar enfriar, para luego empapar en ella un pañuelo limpio y lavar con él los ojos cuidadosamente. Asegúrese de tener las manos limpias, puede repetir el procedimiento varias veces al día.

Otro de los remedios caseros para la conjuntivitis es el pepino, el cual es rico en vitamina E y aceites naturales. Su gran contenido de agua le hace un alimento muy refrescante. Es muy útil para tratar la conjuntivitis gracias a que ayuda a refrescar la zona de los ojos y disminuir la rojez y la irritación. Para aplicarlo, deberá cortar rodajas de pepino y dejarlas reposar sobre los ojos cerrados por al menos diez minutos, repitiendo al menos cuatro veces al día.

Por otra parte, la miel de abeja puede también ser útil en estos casos. Sólo necesita diluir un poco de miel en un recipiente con agua, para luego lavar los ojos con esta preparación. La miel de abeja es muy beneficiosa para tratar la conjuntivitis gracias a sus propiedades antibacterianas, lo que le ayudará a erradicar la infección que mantiene inflamados e irritados los ojos. Además se trata de alimentos que fácilmente puede encontrar en su hogar.